Restaurantes Km 0

Slow Food España acaba de hacer públicos los cocineros y restaurantes incluidos en el distintivo Km. 0 del curso 2010-11. Son un total de sesenta cocineros y cincuenta y nueve restaurantes que aplican los criterios que exige este movimiento internacional para potenciar la producción cercana y de calidad.
En esta segunda edición, a la que se presentaron ochenta candidaturas, se han incorporado cocineros de Andalucía (Sevilla y Málaga), Castilla y León (Burgos y Ávila), Valencia (Castellón) y Aragón (Huesca). La comunidad más representada sigue siendo Cataluña con veinticinco establecimientos, seguida del País Vasco. Igualmente cuentan con uno o más restaurantes Valencia, Zaragoza, Mallorca, Alicante y Asturias. 

En este proyecto son los restauradores los que promueven su candidatura a través del Convivium de Slow Food más cercano una vez que aplican los criterios que se exigen para su incorporación; dichos criterios son: deben adquirir directamente a tres productores, como mínimo, que se encuentren en un radio de 100 kilómetros del restaurante y en la carta ha de incluirse al menos cinco platos considerados Km 0. Un plato de esas características ha de contar con un 40 % de ingredientes adquiridos a los productores cercanos y el 60 % restante han de ser ecológicos o que estén incluidos en los alimentos del Arca del Gusto de Slow Food.

Con este proyecto se pretende contribuir a mantener el tejido económico agroalimentario local, a potenciar a los productores comprometidos con la biodiversidad y a defender la cocina de temporada. Al mismo tiempo los restaurantes incluidos en el Km. 0 son un escaparate idóneo para los productos de proximidad que, en muchos casos, corrían riesgo de desaparición. Slow Food ha incluido a varios de ellos en los catálogos de Baluartes o en el Arca del Gusto. Todo el listado de los restaurante lo tienes aquí: RESTAURANTE KM 0

 Dos notas sobre SLOW FOOD

Surgió en 1989 en oposición al fast food y a la fast life, para recuperar las tradiciones alimentarias locales, luchar contra la pérdida de interés por nuestros alimentos, su sabor y sus orígenes, y para demostrar cómo nuestras decisiones alimentarias influyen en el mundo. El movimiento, cuya idea central es que los productos deben ser limpios, justos y sabrosos, está presente en ciento cincuenta países con una red de cien mil socios agrupados por Convivia, grupos de proximidad que trabajan para defender su cultura alimentaria local.
En España organiza bianualmente la feria Al Gusto en el Bilbao Exhibition Center (BEC), cuya próxima edición será en diciembre de 2011.