Novedades ingeniosas (o tendría que decir chistosas).

Vino para dosLa foto es evidente y clarificadora: un utensilio que se instala en la boca de la botella y que nos permite servir vino en dos copas a la vez; un toque muy sentimental, ya que el líquido cae al unísono en tu copa y en la de tu pareja. Para aquellos que tengan que servir muchas copas, seguramente les ahorrará un tiempo precioso que podrán aplicar en cualquier otra tarea.

Si nos centramos en la faceta más romántica, la de servir las dos copas de una pareja, este dispositivo reemplaza, a uno que tenía reservado para una ocasión como esta: la copa de vino para parejas.

Copa para parejas

Este invento, es de los de peor implantación en el mercado del vino, de todos los conocidos por este hemisferio. Además no es nada barato, pues poco menos que tienes que hacerlo de encargo. Pongámonos en la situación de la pareja que intenta utilizarlo, en una noche especial, aniversario de su relación… la noche puede que termine con ese vestido, que le has comprado para la ocasión, decorado con ese tinto que tenías reservado para un momento especial; y todo por hacer el idiota encargado las copas menos aprovechables (por no decir otra cosa) que hayas comprado en la vida.

Y por último, para no dejar mal sabor de boca por ese vestido deslustrado, otra ocurrencia, que puede tener su aquel: el portacopas.

Esto es otra cosa; en cualquier evento, feria, muestra o exposición puede ser un gran invento. ¿O no vamos siempre con las manos llenas de cosas? En una la cámara fotográfica, el bolígrafo, la libreta para anotar, el móvil que suena y hay que cogerlo, sin olvidar saludar a aquel conocido que hace tiempo que no veías, y en otra, la copa de vino.

Portacopas

Con este aparatejo, la copa no será problema. El resto de la cosas puedes guardarlas en el bolsillo, pero ¿y la copa de vino?. De esta manera, ni te molestará ni la perderás.

Orly