Mas Vía 1997

Añada: 1997
Variedades: Cepas viejas de Xarel·lo, Macabeo y Parellada
Crianza: Más de 5 años de crianza en cava
Precio: 45,50 €
Puntuación: 9,3 puntos

Ficha de cata: La madurez hecha cava; el tiempo, y su lento pasar, transformado en vino. Los ocres de elevada intensidad coquetean con la finura de la burbuja, que se muestra exquisita y muy delicada.
Y esa delicadeza se muestra expresiva, llena de apariencia en la nariz. Meloso, y muy balsámico, la carga aromática embriaga y hace perder la razón; te reporta a ambientes emocionalmente densos, donde el frenesí desplaza al raciocinio. Tonos de miel de mil flores, golosas notas teñidas de hierbas aromáticas, brioches calentitos, recién horneados; la mente se pierde en un perfumado traslado hacia campos de manzanilla, fresca y fragante, fascinadora.
Semejante invitación nos trae una entrada en boca que exclama: “The Best”. Todo ser humano tendría que tener el deber de poder disfrutar, de poder gozar de semejante elixir, al menos una vez en la vida. Una entrada de comedida golosidad, de sofisticada acidez, que mantiene una ligera presencia del carbónico en la boca que lo hace mantener la tensión fresca y a la vez fragante (hablamos de un cava de más de 7 años de crianza en rima). Un paso de una complejidad extrema, que acaricia, cual seda persa, cada rincón por él que se insinúa, por él que se deja seducir, porque Mas Vía no pasa insinúa su presencia, deja su caricia y sigue avanzando, lento, pausado, parsimonioso, hacia ese final, donde dejará su recuerdo, su larga memoria, invitación de un momento único que desearías volver a gozar.
Es madurez y pasión, es AMOR, con mayúsculas

COMUNIÓN GASTRONÓMICA:

Cremoso de mascarpone con piña caramelizada.

SENSACIONES A PIE DE MESA:

Mila:

imborrable recuerdo. Lúcido Erotismo. Sueños de madrugada que me hacen temblar. Impresionante cierre gastronómico, para un instante final sublime.