Entrevista del mes: PradoRey

En “La Entrevista del Mes” de octubre hablamos con Fernando Rodríguez de las Bodegas PradoRey: PradoRey Rueda y PradoRey Ribera del Duero.

PradoRey Rueda, que se encuentra en pleno corazón de la D.O.Rueda, nació en 2007 dentro de un ambicioso proyecto de expansión del Grupo PradoRey y con el objetivo de conseguir elaborar vinos blancos de calidad basados en técnicas novedosas y la tecnología más innovadora del mercado. PradoRey Rueda es una de las bodegas referente de la D.O.Rueda gracias a la forma de elaborar los vinos blancos, al modo de entender la cultura vinícola y a los secretos que guarda en el interior de sus instalaciones. Además contempla una amplia oferta turística que permite adentrarse en el complejo mundo del vino y comprender un poco mejor la cultura vinícola castellana.

PradoReyRueda3_620x250

PradoRey Ribera del Duero, se encuentra en Gumiel de Mercado en Burgos y pertenece a la D.O.Ribera del Duero. La bodega está encajada en la ladera para conseguir, con este semienterramiento, el efecto de las bodegas subterráneas que existen en los pueblos y así mantener constantes durante todo el año las condiciones de temperatura y humedad de las diferentes naves de la bodega. En las naves de barricas y botellero hay un metro y medio de tierra por encima de ellas.

PradoReyRibera2_620x250

El enoturismo en PradoRey se desarrolla bajo una máxima: acercar al visitante la cultura del vino de una forma original y cercana. El visitante no solo puede conocer el cuidado y elaboración del vino PradoRey, sino que, además, descubre en su visita un mundo de sensaciones y experiencias entorno al vino.

Hablamos con Fernando Rodríguez de Rivera Cremades, director de las Bodegas PradoRey:

DSC0022_620x250

– ¿Desde cuando recibís visitas en la bodega?
El enoturismo en PradoRey comenzó casi sin querer. En 1996, mientras comenzábamos a elaborar nuestra primera añada, inauguramos nuestra Posada. En un primer momento fue concebida para cazadores, pero en poco tiempo la visita a la bodega y, sobre todo, a la finca Real Sitio de Ventosilla, se convirtieron en el principal reclamo. De esta forma, la gente que se hospedaba en nuestra Posada visitaba la bodega. Poco después comenzamos a comercializar las visitas a la bodega con independencia de la pernoctación o no en aquella.

– ¿Qué distintos tipos de visitantes tenéis?
Los hay de todo tipo. Por un lado, tenemos mucha gente que viene atraída por la historia del lugar. En este caso hablamos de gente de algo más de edad. Por otro, gente entusiasta del mundo del vino, ansiosos por conocer más de nuestros vinos y de la región, con gran experiencia en este tipo de turismo, pero también y cada vez más, gente joven con ganas de adentrarse en algo tan maravilloso como es la Ribera del Duero, Rueda y el mundo del vino en general.

– Durante el último año, ¿habéis visto incrementar el número de visitantes?
Sin duda. La adecuación de la oferta a la gente que nos visita, unido a las cada vez más actividades que hacemos llegar a nuestros clientes y el apoyo y promoción de las Rutas del Vino y otros organismos, están haciendo que cada vez haya más personas que se acercan a conocernos. En base interanual crecemos por encima del 5% en número de visitantes.

– Además de las visitas, ¿ofrecéis algún otro tipo de servicio turístico, como cursos de cata, eventos, conciertos, talleres…?
De lo que se trata es de que quiénes nos vistan vivan una experiencia en torno a PradoRey. La gente demanda otro tipo de consumo, vinculado a eso, a experiencias. En ese aspecto tenemos acuerdos con establecimientos hosteleros de la zona, no sólo para ofrecer comidas o cenas, sino también para ofrecer sesiones de spa, vinoterapia, acceso a museos, etc. Y por supuesto, hacemos jornadas de puertas abiertas, jornadas de la vendimia, jornadas de teatro barroco, cursos de catas, taller de cocktelería, etc.

– ¿Tenéis algún producto o plan especial para familias con niños?
Por supuesto. A los niños hay que empezar a inculcarles lo que es el vino desde un punto de vista didáctico y responsable. El vino es cultura y ha estado ligado a la alimentación en España desde tiempos inmemoriales. Los planes familiares incluyen, por supuesto, visitas a la finca, con explicaciones acerca de los animales que en ella habitan, pero también un acercamiento pedagógico a lo que es el viñedo, la elaboración del vino y su importancia dentro de la región y de España como país.

– ¿Tenéis algún pack o menú especial para enoturistas? ¿En qué consiste?
Sí, los tenemos de todo tipo. Los hay completos (con estancia en posada y visita a la finca y bodega), sólo de visita a bodega con más o menos vinos, incluso visitas guiadas por la propiedad y luego las tradicionales jornadas de vendimia y el teatro barroco en verano. También exposiciones culturales en Rueda. Imprescindibles ambas para aquellos que quieran experimentar el maravilloso maridaje entre cultura y vino.

– ¿Tenéis previsto ampliar vuestra oferta en cuanto a enoturismo? ¿En qué sentido?
Poco a poco. No se trata de añadir actividades por si, sino de crear valor añadido. Las empresas tenemos que ser proactivas y tratar de anticiparnos a lo que los clientes nos puedan demandar, pero siempre con sentido y sin extravagancias.

– ¿Estáis integrados en la Ruta del Vino? En caso afirmativo, ¿en qué consiste vuestra colaboración?
Sí, sí que lo estamos. Estamos siempre a su disposición para crear destinos turísticos globales de la mano de otras bodegas, establecimientos organismos de la zona.

– ¿Vendéis productos propios en la bodega? ¿Qué es lo que más se vende? ¿se incrementan las ventas cada año?
Sí, siempre. Además del vino tenemos queso y aceite. Sí, sin lugar a dudas. Cada año crece el número de visitas y, por lo tanto, la facturación.

– ¿Tenéis muchos visitantes extranjeros?
Cada vez más, pero menos de los que nos gustaría. Echamos de menos un posicionamiento claro y contundente de la marca España en el mundo del vino.

– Los turistas que os visitan, sean nacionales o extranjeros, ¿suelen repetir?
Pues hay un porcentaje nada desdeñable que sí y además repite con amigos o familiares. No sólo en actividades especiales como  jornadas de vendimias o teatro barroco, si no en visitas estándar a bodega. Realmente es un gustazo.

– ¿Qué opinas sobre el enoturismo y su futuro?
Cada vez será más importante, por cuanto permite crear un vínculo emocional y diferencial entre clientes y bodegas. Las personas queremos vivir experiencias, y el enoturismo lo permite. No debemos olvidarlo.

Si tenéis la posibilidad de hacer un viaje por una de estas Denominaciones, hacer enoturismo y disfrutar de la gastronomía que nos ofrece estas tierras, os animamos a visitar estas bodegas y degustar sus magníficos vinos. Mirad las actividades que nos ofrecen PradoRey Ribera y de PradoRey Rueda. Seguro que os encantará!!!.
Más información aquí.

A disfrutar!!!