Entrevista del mes: Bodegas Real

En este nueva entrega de “La Entrevista del Mes” tenemos la ocasión de hablar con Ignacio Barroso de Bodegas Real, bodega situada en Valdepeñas (Ciudad Real) y perteneciente a la Denominación Vinos de la Tierra de Castilla.

general_620x250

Finca Marisánchez está situada en el pequeño valle que conforma el río Jabalón, afluente del Guadiana. La altitud media de la finca es de 700 metros sobre el nivel del mar. Tiene 800 hectáreas de terreno, de las cuales la parte situada en los márgenes del pantano está destinada al cultivo del cereal, mientras que el olivar y el viñedo se extienden en las zonas más áridas del interior de la finca. Los viñedos de la finca ocupan una extensión de 280 Ha donde crecen 500.000 cepas en total, de las que el Cencibel o Tempranillo representa el 80%. La mayoría del viñedo se encuentra en espaldera.

bod-real_vinedos1_640x250

La Nave de Crianza, semienterrada, cuenta con 500 barricas bordelesas de 225 l (50% de roble francés y 50% roble americano), en condiciones de temperatura y humedad perfectamente adecuadas para la crianza de vinos.
La crianza de los vinos en botella se realiza en una Cueva Natural excavada a mano, de forma artesanal, a 10 metros de profundidad. Está cueva se encuentra durante todo el año a una temperatura natural constante de 13ºC y una humedad del 70%.

barricas_620x250

Anexo a la bodega se encuentra su maravilloso restaurante El Umbráculo, con el que completan su oferta enoturística y el único restaurante de 4 tenedores en la provincia de Ciudad Real, donde se puede disfrutar de la rica gastronomía manchega en un entorno incomparable, rodeados de viñedos y naturaleza.

Bodegas-Real_640x250

Hablamos con Ignacio Barroso, miembro de la familia propietaria de la bodega y gerente:

Ignacio_620x250

– ¿Desde cuando recibís visitas en la bodega Ignacio?
Desde 1989 que fue cuando se construyó. Lo que ha cambiado ha sido nuestra manera de hacerlas. Siempre hemos enseñado la bodega y explicado nuestros “métodos” como si lo hiciéramos a un amigo. Lo único que ha cambiado en estos años ha sido la duración y el contenido para hacerla más completa y hemos tenido que establecer un horario fijo para poder organizarnos bien con el mayor volumen de visitantes que hoy tenemos.

– ¿Qué distintos tipos de visitantes tenéis?
El perfil mayoritario es nacional, joven (o que se sienten jóvenes), con mucha curiosidad y muchas ganas de saber más y descubrir cosas. Y aquí dividiría entre los recién llegados al mundo del vino para los que todo es nuevo y, los que ya traen conocimientos pero de otras zonas y su interés está mas en saber qué se puede encontrar de especial en los vinos de La Mancha. Todos se van sorprendidos.

– Durante el último año, ¿habéis visto incrementar el número de visitantes?
Sí, venimos de cinco años con incrementos constantes , pero creemos que aun estamos lejos del potencial de un producto turísticos como éste y lo digo basado en el interés que sabemos que el enoturismo despierta en España. La realidad es que nuestra región tiene una imagen vinícola muy potente, pero una imagen enoturística débil. Esto hay que cambiarlo. Aquí no solo sabemos hacer buen vino. También sabemos como convertir en una gran experiencia el proceso de enseñarte las instalaciones , de contar nuestros métodos, de aconsejar maridajes. De alguna forma estamos hablando de un “aprender divirtiéndose” alrededor de una botella de vino y rodeado de naturaleza.

– Además de las visitas, ¿ofrecéis algún otro tipo de servicio turístico, como cursos de cata, eventos, conciertos, talleres…?
Nuestro restaurante el Umbráculo es el principal complemento a la visita. Disponemos de carta y una gran variedad de menús que se renuevan cada temporada. Respecto a los eventos diría que en lo que mas destacamos es en la organización de bodas. También queremos estar muy cerca del mundo del arte y la cultura y ocasionalmente organizamos exposiciones temporales, conciertos, festivales de cortometrajes, y conferencias.

– ¿Tenéis algún producto o plan especial para familias con niños? 
Tenemos un parque infantil bien equipado y fuera del alcance de los coches que permite a los padres comer tranquilamente. En época de vendimia complementamos la cata comentada de los padres con cata de mostos para los niños. ¡Queremos que participe todo el mundo!

– ¿Tenéis algún pack especial para enoturistas? ¿En que consiste?
El paquete principal es visita + comida. Consiste en visita completa (viñedo, bodega y cata) + un menú a elegir. También tenemos acuerdos con hoteles y casas rurales de la zona para incluir la noche en el paquete.

– ¿Tenéis previsto ampliar vuestra oferta en cuanto a enoturismo?¿En qué sentido?
Como comentaba antes nuestra visita tiene tres partes, visita al viñedo, en la que se enseña y se explica todo lo relacionado con la viticultura, visita a la bodega y la cata comentada. Estamos haciendo remodelaciones en la bodega para añadir contenidos a la parte de visita a bodega y potenciarla así durante los días del año en los que el mal tiempo o la etapa de “hibernación” del viñedo hace que su visita sea menos atractiva.

– ¿Estáis integrados en la Ruta del Vino?
 Ahora mismo no estamos en ninguna.

– ¿Vendéis productos propios en la bodega? ¿qué es lo que más se vende? ¿se incrementan las ventas cada año?
Sí, tenemos dos tiendas, la física en la bodega y la on-line. En las dos se pueden adquirir todos nuestros vinos. La marca estrella es Vega Ibor, pero también tienen buena aceptación productos relacionados como decantadores, copas, libros, sacacorchos, bombas de vacío, juegos de cata, etc…

– ¿Qué tipo de gastronomía ofrece vuestro Restaurante El Umbráculo?
Nos gusta hablar de “nueva gastronomía manchega”, no tanto porque hayamos inventado ningún producto nuevo, pero nuestra chef Laura Pintado si es muy “inquieta” en cuanto a innovación en las presentaciones y probar cosas nuevas. Yo diría que es una cocina tradicional manchega pero con un punto de vanguardia. Una definición que también se puede aplicar a nuestro estilo arquitectónico y a nuestros vinos.

– ¿Tenéis muchos visitantes extranjeros?
Esta es otra batalla que aún no hemos ganado, posicionar la comarca como punto de gran interés turístico entre las agencias internacionales. En nuestro caso, el estar algo alejados de los circuitos turísticos más populares nos penaliza. Aún así, estamos contentos por aparecer en guías internacionales y portales de internet como parada obligatoria a los que visiten la zona.

– Los turistas que os visitan, sean nacionales o extranjeros, ¿suelen repetir?
En los dos casos si, pero obviamente más el nacional. Pero no vuelven solos. Lo hacen con amigos!!!

– ¿Qué opinas sobre el enoturismo y su futuro?
El mundo del vino es adictivo (en el buen sentido), es un mundo que atrapa, despierta curiosidad y además está asociado a la diversión, a la amistad, a los buenos momentos. El ser humano es curioso por naturaleza y nos gusta divertirnos. Los que ofrecemos enoturismo estamos dando eso. Si además añadimos que es un producto asequible, es inevitable pensar el que el potencial es muy grande. Lo que hace falta es hacerlo bien. El trato tiene que ser profesional, las instalaciones tienen que estar adaptadas, los horarios los adecuados y es bueno que haya muchos oferentes y una cierta concentración. Unos de los hándicaps del enoturismo en CLM es que es una región muy grande y muchas de las bodegas que apostamos decididamente por este mundo estamos demasiado dispersas.

Ya sabéis, visitar Bodegas Real es hablar de enoturismo, es recorrer su viñedo, disfrutar con los estados de la vid, la elaboración del vino, degustar los caldos resultantes…. El mundo del vino se vive y se disfruta en Bodegas Real.

Más información aquí.