Descubriendo el mundo del Cava III

Entrada principal de VallformosaNuestro paseo por el Penedés y por el mundo del cava nos hace conocer otras bodegas, otras tierras más allá de la capital del Cava, Sant Sadurní. Nos desplazamos hacía Vilafranca del Penedés, con la intención de descubrir dos formas de entender la viticultura, dos filosofías con una misma finalidad: hacer buenos vinos.
Y nuestro último paso, nuestro último descubrimiento nos acercará hasta la localidad natal del músico Pau Casal, hasta El Vendrell, donde tenemos la intención de conocer Bodegas Jané Venturá, y a Gerard Jané, apasionado amante de su tierra, de su música, de sus vinos y su cultura.

Bodegas Vallformosa es una bodega centenaria; descendiente directo de uno de los siete sabios que salvaron la comarca de la plaga de la filoxera allá por finales del siglo XIX, José Domenech, hoy es una de las bodegas con mayor volumen de negocio (si quitamos del ranking a las “majors”) y mayor diversificación de productos. Toma su nombre de la antigua ermita románica de Santa María de Vallformosa y el valle donde está enclavada hace honor a su tratamiento, pues da igual el punto donde fijes la vista para poder disfrutar de un paisaje lleno de belleza y armonía.
Rosal, fiel compañero del viñedoSólo conocer y visitar la masía merece la pena el viaje; un edificio repleto de historia, con rincones llenos de encanto, muros que encierran la historia del vino y del cava en el Penedés. Bodega con viñedos en diferentes puntos de la comarca, nos ofrece, en su sala de catas, todo un abanico de de posibilidades, diversas muestras para satisfacer cada uno de los gustos, desde la elaboración de cava semi seco hasta el brut Nature. Destacar toda la línea Noble, una colección de cuatro cavas sutiles, secos y aromáticos, seductores y muy atractivos, y sobre todo Gala de Vallformosa, un cava para tomar como copa larga, de noche, pura sedosidad que embriaga los sentidos desde su presentación hasta su fino y aterciopelado paladar.

Seguimos en los alrededores de Vilafranca, disfrutando de paisaje y de entorno, amplías panorámicas de viñedos que suponen todo un goce natural; placidez y calma a escasos kilómetros del bullicio de la capital catalana, Barcelona. La carretera nos lleva hasta el término de Castellet i la Gornal, en busca de una de las últimas bodegas lanzadas al maravilloso mundo de la elaboración de cava, Emendis, vinos y cavas de finca. Filosofía diametralmente opuesta a la bodega anterior, a Vallformosa, Emendis buscan el detalle y la elaboración a pequeña escala. Impresionante panorámica de la bodega de EmendisVolvemos a encontrarnos una preciosa masía, noble edificio del siglo XII dedicado, desde sus inicios a la elaboración de vino. En ella se puede seguir admirando como se trabajaba antiguamente, sus lagos revestidos de azulejos, y la maquinaria que se usaba en siglos pasados. Retazos de la historia que, según nos comentó Jordi Ventosa, uno de los responsables de la bodega, tienen intención de recuperar para el disfrute de los amantes de la cultura del vino.
Sus tres cavas reposan en una singular cava; cavas que nos llevan del frescor frutal Imun hasta la delicadeza gustativa de su Gran Reserva, pasando por un sugestivo rosado, que hasta la fecha elaboraban con trepat, y que a partir de ahora complementarán con vino base de pinot noir. Y todo ellos hacen su crianza en una cava fruto del siglo XXI; una cava construida hace cinco años a partir de hormigón de los túneles del tren, desmontados tras las obras del AVE a Barcelona. Estos túneles abovedados hoy forman la cava de Emendis, reciclaje al servicio de la enología.

El Penedés no sólo abarca parte de la provincia de Barcelona; una parte de la comarca se adentra en Tarragona, situando sus viñedos a escasos kilómetros de las aguas mediterráneas. Nosotros quisimos terminar nuestro primer viaje al mundo del cava, en El Vendrell, localidad que encarna la armonía de culturas, donde la música crea un perfecta banda sonora a la enología.
En El Vendrell conocimos Bodegas Jané Ventura, o como aprovechar hasta el más mínimo espacio al servicio del vino, del cava, de su elaboración, crianza y almacenaje. Una bodega que el crecimiento de la población ha ido arrinconando, dando la sensación que está al límite de sus posibilidades.
Masia en la finca Mas Vilella, de Bodegas Jané VenturaLa bodega dispone de otro lugar, de mayor encanto y acogedores paisajes. Hablamos de la Finca Mas Vilella, donde tienen gran parte de su viñedo, así como la masía que acoge y da cobijo a la familia, y donde se realizan las labores de vinificación del vino base, una vez realizada la vendimia. De la mano de Gerard Jané, y de sus colaboradores, pudimos vivir como la pasión y el fervor por la uva, y el vino, son capaces de superar todo tipo de dificultades. O como, trabajando las variedades autóctonas, y luchando porque no desaparezcan algunas de las menos presentes, como la uva sumoll, se arriesga en buscar nuevos caminos, nuevos vinos para seguir buscando la excelencia a partir de la diferenciación.
El entorno natural de Mas Vilella es digno de disfrutar con calma, sin límites temporales que te obliguen a marchar; un entorno donde convive la tierra y el hombre, donde disfrutar del inaudito espectáculo de piedra y viñedo, bancales sujetos por muros de contención. Terruño que trasmite su características y peculiaridades a los cavas de Jané Ventura: cavas de largas crianzas que buscan ser fiel reflejo de la tierra donde nacieron, donde se alimentaron de los cálidos rayos del sol y de los nutrientes que le proporciona la tierra.  
Viñedos que regalan tres cavas: Un rosado, 100 % garnacha, con una crianza superior a los 24 meses, con una estructura en boca y una presencia  frutal que enamora. Un brut nature reserva, elaborado a partir de las variedades autóctonas de la zona, macabeo, parellada y xarel·lo, donde la fruta, las flores y los frutos secos nos recuerdan el paisaje mediterráneo. Y un Vintage Gran Reserva, máxima elegancia y  finura.

Nuestro recorrido sólo quiere ser pequeñas muestras de lo mucho que disfrutamos y aprendimos adentrándonos en el universo del cava; un mundo que conquista y que se ha ganado nuestros corazones.