Cochinete de Cucharete

ACTUALIZACIÓN DEL 22 DE OCTUBRE

Turivino volverá a un envento de CuchareteAcaba de terminar el verano, como quien dice, y ya la están” liando parda” esta gente de Restaurantes en Madrid. Ahora me piden que me invente una receta para guisar cochinillo, como pasaporte para asistir al nuevo macro-fiestón gastronómico que están preparando en “El Pedrusco de Aldealcorvo”, “El cochinete de cucharete”.
Así que allá vamos con nuestra receta, muy enológica, como no podía ser de otra manera en un blog de experiencias vinícolas.

CUCHIFRITO DE COCHINILLO AL VINO DULCE CON GUARNICIÓN DE UVA MOSCATEL Y CREMA DE VINO DULCE MOSCATEL.

Nuestra receta empieza el mismo día que nuestro cerdito empieza a alimentarse por si solito, que serán unos pocos días. Esa alimentación, para que vaya cogiendo jugosidad y golosidad la carne del cochinete, será a base de uvas moscatel, con gran aporte aromático.
Una vez el “animalillo” ha pasado a formar parte de nuestra despensa, lo troceamos en pedazos generosos y lo dejamos marinar con un vino aromático, que le aporte frescura y frutosidad a la carne del cochinete. Yo me decanto por un vino blanco moscatel, y casi mejor si es un dulce fresco, con su buen punto  de acidez y su paso suave y sedoso. Vamos a dejar una maceración larga, donde todos los trozos de carne estén bien cubiertos, bien bañados en el vino, que se empapen bien.
Una vez bien macerado, preparamos una ajado de ajitos tiernos, suavecitos, que den poco el cante (no vaya a ser que se espante nuestro cochinete), unos brotes jugosetes , algo de romero y  un poco de buen aceite de oliva virgen (podría recomendar alguno, pero vamos a dejar la publicidad para otro momento). En este ajado freímos los trozos de carne, con la idea de churruscar la piel, pero manteniendo la plenitud de la carne.
¡Qué cochinillos! ¡Y qué vinos!Por otro lado, tenemos el vino con el que hemos macerado al cochinete (¿¿qué pensabais, que lo iba a tirar??). Con él hacemos una reducción, en el microondas, y una vez conseguido un estado más denso, lo batimos con mermelada elaborada a partir de vino dulce moscatel, con lo que tendremos una rica crema para acompañar a nuestro cuchifrito de cochinillo. Para terminar de armar el plato, cogemos uvas de moscatel de Alejandría, las cortamos por la mitad y le damos una ligera pasada por la sartén, para que cojan temperatura y tonos más dorados. Serán el contrapunto frutal a nuestra carne.
Un buen vino, como Vega Privanza Vendimia Seleccionada, que nos tienen reservado en El Pedrusco de Aldealcorvo y a disfrutar de la comida, que para eso es la buena gastronomía y el buen vino, para disfrutar y gozar.

Esta es mi contribución al Cochinete de Cucharete; montaron el Sabadete, el Vinete y el Chuletón & Blogs. Grandes fastos dignos de romanos. Pero este que tendrá lugar el 27 de Octubre, se sale! Y es que hay gente que saber hacer las cosas.