Certificar lo evidente

¿Cuántas veces nos hemos preguntado que es la agricultura biodinámica, o que la diferencia, más allá de los tópicos archiconocidos, de la agricultura ecológica? Como respuesta a esta pregunta, Ton Mata, cuarta generación de Cavas Recaredo, me explicaba en una charla, a pie de su finca Cal Mota que << La agricultura biodinámica cultiva las plantas considerando el sistema: suelo, planta, hombre como un organismo vivo y trabaja para producir los frutos en equilibrio con el entorno natural. En las Cavas Recaredo hemos empezado abordando la viticultura biodinámica teniendo en cuenta sobre todo la micro fauna presente en la tierra y alrededor de la planta, así como todos los equilibrios de sus redes tróficas. Creemos que la cepa será menos vulnerable y adquiere una mayor capacidad de expresarse a través de sus frutos. El objetivo es minimizar otros productos ecológicos tradicionales como el azufre o los derivados del cobre e ir un paso más allá de la viticultura ecológica con tal de obtener vinos con toda la personalidad del paisaje>>.
Cavas Recaredo empezó los primeros ensayos con viticultura biodinámica en el año 2006;  su compromiso con la tierra, con su tierra les llevó ya, tres años antes, desde el 2003, a auditar y certificar todos los procesos de viticultura y elaboración. Una forma trasparente e irrefutable de su contrato moral, ético, atestiguando que trabajan exclusivamente con viñedos propios del “Alt Penedès” vendimiados a mano, que elaboran únicamente Cavas Brut Nature con Añada y que todas las botellas hacen la crianza en las Cavas con tapón de corcho natural y las “degüellan” a mano sin congelar.

En noviembre de 2010, cuatro años más tarde de los primeros ensayos, Cava Recaredo se ha convierte en la primera empresa de Cava del mundo en obtener la Certificación Biodinámica Demeter de sus viñedos; la prestigiosa certificadora Alemana de Agricultura Biodinàmica DEMETER INTERNACIONAL e.V., ha concedido a Cava Recaredo la certificación de sus viñedos en Viticultura Biodinámica.
De las 75,72 hectáreas de Recaredo certificadas, 50,04 corresponden a viñedos, mientras que las hectáreas restantes son campos, olivos y bosque. Las 5,22 hectáreas no certificadas corresponden a un viñedo de nueva adquisición que no entrará en producción hasta el 2012.
Pasión entendida desde el amor por la tierra y el mimo de toda la vida que engendra.