Casa Primicia

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Resultado de la restauración de Casa Primicia

En mi último viaje a Laguardia (Álava), una localidad totalmente recomendable y que todo enamorado de la cultura del vino debería visitar, quise conocer, ya que las obras de restauración habían terminado, Casa Primicia. Y puedo asegurar que me quedé muy gratamente sorprendido.

Casa Primicia es el edificio civil más antiguo de la villa de Laguardia, el lugar donde la iglesia, a partir del siglo XV cobraba los diezmos y primicias, los impuestos que obligaban a pagar una décima parte de la cosecha (incluida la uva) y los primeros productos.
Hablamos de un edificio de casi un milenio de antigüedad que ha estado a punto de perderse; sólo la visión de un viticultor de la comarca, Julián Madrid, y su defensa absoluta de dicho edificio, han logrado mantenerlo y restaurarlo, además de poder sacar a la luz toda la historia que se encierra entre esas magníficas piedras de sillería.

Hoy podemos contemplar como los suelos nos hablan de la importancia del vino ya en la Edad Media; podemos admirar un edificio que combina el cristal y la madera noble con la piedra cargada de leyenda. Los tres lagos de piedra nos abren su espacio para poder sentirnos uvas; o podemos admirarlos desde la parte más elevada, para tener un percepción más real de la capacidad de vinificación de la iglesia en pleno siglo XV.

Calados de Casa PrimiciaLagos que, tras recibir la uva, canalizaban el vino hacia las barricas presentes en los calados de Casa Primicia. Calados que recorren el subsuelo de Laguardia, y que sólo son comparables con los de la Bodega El Fabulista, por su longitud y su grado de conservación. Unos calados que albergan las barricas con las mejores elaboraciones de Bodegas Casa Primicia, sus vinos más cuidados, producidos con sus uvas más selectas.

En nuestra visita a Casa Primicia pudimos conocer toda la línea de su bodega; desde su exquisito vino de maceración carbónica hasta sus joyas donde podemos apreciar el toque de la cabernet sauvigon (si, ya sé que no es una uva admitida por el Consejo Regulador Rioja, pero ya he dicho antes que Julián Madrid era todo un adelantado a su tiempo, y plantó, a modo experimental, varias hectáreas de cabernet, y hoy en día les dejan usarlo en algunos interesantísimos coupages); una bodega que hace monovarietales de las cuatro uvas tintas admitidas por el Consejo Regulador, siendo la única bodega de la Rioja Alavesa que se marca tal distinción.

Laguardia, arropada por la Siera CantabriaY por si esto fuera poco, en los alrededores de la laguna salada de Carravalseca han transformado parte el terreno que allí poseen en un admirable y relajante jardín botánico; un espacio seductor, desde donde poder admirar Sierra Cantabria, o la imagen dominante de Laguardia, donde disfrutar de los aromas de las múltiples especies botánicas que allí se encuentran, o dejarse llevar por una tarde de chuletilas de cordero al sarmiento y copas de vino.

En mi último viaje fue toda una experiencia poder compartir un día entero con la gente de Casa Primicia, un viaje desde la historia hasta la madre del vino, la tierra, el viñedo, la planta. Sin duda un viaje reconfortante