Amor y Vino

Hola!! Hemos estado este Fin de semana en San Esteban de Gormaz, en la Ribera del Duero en un antiguo Convento convertido en Hotel SPA a orillas del Duero (Conveno de San Esteban), sitio recomendado por Alvaro y Emi de Viajeros del Vino.
El motivo del viaje ha sido nuestro aniversario, y qué mejor que introducirse en el romántico mundo de los Vinos para una celebración tan importante como esta.

Convento de San EstebanEl Hotel ha sido una de los mejores en los que hemos estado en cuanto a ubicación, instalaciones, decoración, etc. Quiero hacer especial mención a la cocina y sobre todo a la Carta de Vinos tan especial que tienen! La cocina es de “autor” y es espectacular; recomendamos el Solomillo de Buey sobre patata y Hongos y su perfecto maridaje con un Vino Tinto D.O Ribera del Duero.
El silencio, la tranquilidad y la paz del lugar te renuevan, así como ese paisaje tan característico de la zona con hectáreas y hectáreas de viñedos.

Hemos visitado también las Bodegas Prado Rey, que es una de las Bodegas con mayor superficie de viñedo propio de la D.O Ribera del Duero, en concreto, 520 hectáreas. Hicimos una visita guiada por todas las instalaciones y la gente de allí es encantadora (Loreto y su padre Frutos); nos explicaron todo el proceso de producción (desde la recolecta hasta que lo embotellan). Lo que más nos impactó fue la sala de las barricas, en la que te sumerges en un intenso olor a vino y también nos impactaron lo que llaman “los dormitorios”, donde están las botellas durmiendo hasta que llega su hora. Nos contaron que Prado Rey está haciendo un experimiento con el vino para hacer un Espumoso Tinto y fuimos los primeros en ver las botellas en Primicia!
Al terminar la visita, hicimos una cata de Prado Rey Tinto Crianza 2004, Prado Rey Sauvignon Blanc (semidulce) y Prado Rey Oro Líquido (Aceite de Oliva virgen Extra); La cata estuvo muy entretenida porque nos enseñaron las nociones básicas y nos gustó tanto que no nos pudimos ir de allí sin comprar el vino que está ESPECTACULAR! (Muy recomendable la visita)

Después fuimos a Comer a Aranda de Duero a un mesón muy famoso que se llama Lagar de Isilla y su especialidad es el Cordero Lechal al Horno; tienen un servicio buenísimo y en relación calidad precio está muy bien.

Ha sido un viaje en el que nos hemos introducido por completo en el maravilloso mundo del Vino y nos ha encantado; Sin lugar a dudas volveremos, ¡ha sido inolvidable!

Un Saludo a todos y muchas gracias a Viajeros del Vino.

Nuria y Jose.