Tritón 2008

Uva: 100% Tempranillo
Bodega: Bodegas Tritón
V.T. Castilla y León
Crianza: 16 meses en barricas de roble francés
Precio: 11,75 €

ELECCIÓN DE: Ángel Layos, sumiller del Restaurante La Factoría, situado en Majadahonda (Madrid).

Un día como hoy hace ya un par de meses estaba yo con mi amigo José Luis, comentando el buen trabajo que habían hecho los Eguren con su nuevo proyecto en Zamora, cuando entró en escena Tritón 2008; recomendado por José Luis me hice con 6 botellas, lo caté y me sorprendió tanto el vino como el precio al que se podía comprar, qué, ya que entraba en el rango de los 12 € con los que jugamos cada vez que elegimos un vino para 3 COPAS 1 VINO… decidí que esta era mi elección para cerrar el año.
Tritón es una pequeña bodega situada a unos 30 km de Zamora, en la localidad de Villanueva de Campeán, donde elaboran una discreta cantidad de vino repartida en 3 variedades, Tinta de Toro, Mencía y Prieto picudo, siendo la primera la principal, vinos que surge de cepas antiquísimas que datan de 1910.
Si hablamos de Tritón 2008 100% tinta de toro hablamos de un vino de botella troncocónica, vestido con una etiqueta que evoca a los grandes vinos de la zona, con un gráfico que representa una escultura de 2 caballos que da la sensación de ser una talla de piedra, letras con el nombre del vino y añada en dorado; en la contraetiqueta viene un texto que nos describe la importancia del la zona del Duero en los viñedos y cierta información sobre el contenido de la botella. El corcho es natural de calidad y  buen tamaño con el nombre del vino en sus laterales.
A la vista tenemos un vino de muy buena intensidad de color, casi opaco con un ribete de picotas bien oscuras.
La nariz de este vino es espectacular; es un abanico de sensaciones, presentándonos, en primer lugar todo tipo de frutas, las rojas como los arándanos bien maduros que evocan sensaciones golosas, pero también tenemos fruta negra como las ciruelas maduras. El siguiente paso son los especiados y torrefactos proporcionados por una barrica francesa de excelente calidad; el deleite va desde aromas como la vainilla, el pan tostado, chocolates negros y los caramelos.
La boca corresponde perfectamente con la nariz; las frutas rojas están muy presentes, la tanicidad de la barrica está marcada de un manera sutil, la acidez es correcta y nos dejará un final largo, denotando así el equilibrio de este bien logrado vino.

A maridar con patatas revolconas con torreznos ibéricos.
Mi puntuación es 9,2

OPINIÓN Y CATA DE: Carlos E. López, Catador y Socio Fundador de la Asociación Grupo de Cata BACO VIVE.

El vino que hoy nos toca catar está elaborado por Bodegas Tritón, jovencísima y pequeña bodega instalada en la localidad de Villanueva de Campeán, a 30 kilómetros de Zamora, en el corazón de la zona denominada Tierra de Vinos.  Esta bodega ha apostado por elaborar vinos de calidad de las variedades más características de su zona, Mencía, Prieto Picudo y Tinta de Toro, siendo ésta la utilizada para hacer el Tritón 2008. Que el proyecto de Bodegas Tritón es interesante lo pone de manifiesto el hecho de que OroWines, uno de los grupos comerciales más interesantes de nuestro actual panorama vinícola español, la haya seleccionado para formar parte de su exclusivo grupo; y digo esto porque OroWines ha puesto, desde su aparición, un énfasis especial en seleccionar bodegas que además de elaborar vinos de calidad, apuesten por la utilización de variedades autóctonas y por la conservación del viñedo viejo y, en mi opinión lo está consiguiendo, encontrando entre los vinos que representan extraordinarias garnachas, monastreles, cariñenas, moscateles de alejandría,  etc.    De la cata de Tritón 2008 realizada con el vino a 16º, destacamos:  Vista: de color rojo picota, con ribete granate, capa media-alta y lágrima densa sin apenas arrastre de color.
Nariz: es potente, franco, con un claro predominio de las sensaciones golosas, muy apetecible. Su aroma nos recuerda los de la fruta negra muy madura y está aderezado con toques de pimienta negra, torrefactos y ligeros apuntes balsámicos. Es achocolatado y con  un paso por madera que, a pesar de sus 16 meses de crianza, ha respetado sus cualidades frutales.  Boca: tiene buena entrada, de moderada amplitud y cuerpo, es cálido, untuoso, de media estructura, seco, con un centro de boca muy tostado, correcta presencia frutal, los taninos ya bastante pulidos, estupenda acidez y con un final de considerable persistencia.
En conclusión, es un vino de una golosa y amable nariz que se desenvuelve cómodo en boca, seco, con claras sensaciones tostadas, serio pero a la vez fácil de beber gracias al buen equilibrio de alcohol, tanicidad y frescura.
Nuestra valoración: 8,5

OPINIÓN Y CATA DE: Antonio Rubio, enólogo.

Catas como esta, me hacen más consciente de las grandes aptitudes de la uva Tempranillo (Tinta de Toro) en la zona de Zamora. Sus aromas de fruta roja madura se compenetran perfectamente con los toques minerales en boca. Tritón es una muestra más de ello, donde destacan  los aromas de frutos rojos muy maduros, casi recordando a mermeladas, perfectamente enlazados con aromas de café y tostados propios del envejecimiento en unas maderas muy tostadas. Sin embargo, no todo son aromas “fáciles” que harán las delicias de los novatos en los vinos como los torrefactados y vainilllas, sino que también encontramos ligeros toques minerales y de regaliz negro que colmarán las narices más exigentes. Los colores del vino son granates intensos tirando a negro con ribetes completamente cardenalicios.
También tenemos que destacar la redondez de su boca, producto de saber no solo escoger las maderas ideales para estas uvas, sino también los tiempos necesarios tanto en barrica como en botella. El resultado, un vino potente, carnoso, de taninos aterciopelados y finales tostados y agradables que me llevan a otorgarle 84 puntos.
Un gran vino con el que habrá que tener, eso sí ,mucho cuidado con la temperatura de servicio para no descuadrarlo.

Por cierto, me gustaría comentar que esta bodega, TRITÓN, se encuadra dentro de un grupo de bodegas que se unen detrás de la persona de Jorge Ordoñez, con el objetivo de comercializar conjuntamente sus vinos. Su filosofía es la cuidada y limitada producción y están teniendo mucho éxito en exportación. Aquí podemos encontrar bodegas de la talla de Juan Gil, Shaya, Alto Moncayo, Nido… de las que por cierto ya hemos sacado algunos vinos en esta sección (Seguro que habríamos sacado alguno más pero la filosofía de la sección son vinos económicos).