Pasamonte 2006

Uva: 85% Garnacha Tintorera, 10% Syrah y 5% Merlot.
Bodega: Viñedos y Bodega Vegalfaro.
DO Valencia
Crianza: Roble húngaro y francés, entre 5 y 8 meses.
Precio: 9,50 €

ELECCIÓN DE: Carlos E. López, Catador y Socio Fundador de la Asociación Grupo de Cata BACO VIVE.

En este viaje enológico que estamos realizando de la mano de Viajeros del Vino, a través de la geografía española, en busca de aquellos vinos que por su calidad y precio merecen la pena ser conocidos y disfrutados, he pensado que era un buen momento para hacer una parada en la D.O.Valencia. Allí, en las Bodegas Vegalfaro, en la localidad de Requena, se elabora Pasamonte 2006, el vino que hoy os propongo.
Es un vino que estoy convencido, que no dejará a nadie impasible, porque está pensado para no pasar desapercibido, para gustar. En primer lugar por la propia elección de la botella, singular y atractiva; por su etiquetado y, sobre todo, por la selección de las variedades de su coupage, en las que intervienen: 85% de Garnacha Tintorera, 10% Syrah y 5% Merlot, una mezcla sugerente y prometedora al máximo, ya que la Garnacha Tintorera, que es una de las pocas uvas que tiene la piel y la pulpa de color, adquiere especial importancia en estas tierras altas, a caballo entre Castilla-La Mancha y Valencia, de severo clima continental.
Su paso por la barrica de roble francés y húngaro, ha sido muy moderado, entre cinco y ocho meses; seguro que buscando ceder todo el protagonismo a la fruta y gustar. Y lo consigue, ya lo creo que lo consigue, y no sólo aquí, sino también fuera de España, hasta el punto que podemos encontrarlo en la carta de vinos del prestigioso Hotel Ritz de Londres.

De su cata, a una temperatura de 17º, destacamos:
Vista: Precioso color rojo picota, de joven ribete granate muy vivo, capa media alta y una densa lágrima muy cargada de color.
Nariz: Su aroma es potente, limpio, especialmente goloso y muy afrutado. Los recuerdos de la fruta roja y negra, muy madura (orejones, pasas, fruta en licor), se conjugan con los toques de regaliz rojo, bolsa de golosinas, confitura de frambuesa y moras con un toque de menta, lácticos, florales y las notas sutiles de torrefactos y cacao de la barrica, que si cabe se hacen aún más dulces cuando se airea la copa.
Boca: Desde el principio es un vino rico, sabroso, de buena untuosidad, notable cuerpo y estructura. Tan afrutado como en la nariz, tostado y especiado, de buena amplitud, con unos taninos consistentes pero dulces y pulidos, una estupenda acidez que compensa y equilibra la calidez que le aportan sus nada desdeñables 15º. El final es cálido, de bastante largura y afrutado.

En resumen, es un vino muy mediterráneo, que gustará a gran cantidad de personas porque tiene muchas cualidades, pletórico de fruta y sabor, equilibrado, y que como oí comentar a un destacado catador, se disfruta con los cinco sentidos.
Nuestra valoración: 8,8

OPINIÓN Y CATA DE: Antonio Rubio, enólogo.

La garnacha tintorera ha sido durante años dedicada a ensamblar otras variedades tintas con el objetivo de aportar color, una de sus grandes cualidades. Sin embargo no se suelen realizar monovarietales de ella, por lo que tenemos por delante una divertida cata.
La zona de cultivo tradicional de esta variedad ha sido las provincias de Albacete, Valencia y Alicante, en donde suele recibir el nombre local de “Alicante”. Actualmente se trata de la variedad tinta más extendida en toda España, debido a su fácil cultivo y buena producción. El problema es que posee una gran tendencia a la oxidación, aunque en ciertas zonas esta circunstancia es aprovechada para elaborar vinos rancios (dulces) y de postre.
Es importante saber, que no toda la garnacha trabajada en España es tintorera sino que existen otras subvariedades como la peluda, que aporta más estructura que la tintorera y está perfectamente representada su capacidad en el Priorat o el Montsant.

El vino Pasamonte 2006 es de intenso color cardenalicio, muestra en nariz una intensidad media con francos recuerdos de fruta roja. Los dulces y ligeros aromas que recuerdan a los tostados se quedan en un perfecto segundo plano. En boca es de suave ataque, disponiendo una fina acidez y una estructura algo tánica debido a la madera. No es demasiado sabroso ni explosivo, pero su duración es larga y agradable. A mejorar, los amargos finales que muestran cierto verdor.
Muy sorprendente y para valorar como la garnacha tintorera bien trabajada puede ofrecer grandes resultados.
8,0 puntos.

OPINIÓN Y CATA DE: Ángel Layos, sumiller del Restaurante La Factoría, situado en Majadahonda (Madrid).

En la zona del levante Español, para mi gusto una de las más grandes desconocidas, podemos encontrar variedades  de uva, que muchas veces no tenemos en cuenta y que harían las delicias de más de uno; muchos ignoran que la Garnacha y la Monastrell son unos de los varietales más extendidos en España y se dan mucho en estas zonas levantinas. Hoy vamos a hablar de este varietal propio del Levante, la Garnacha tintorera.  Esta variedad de uva es un uno de los pocos que tiene la carne de la Uva de color rojo y a esto debe su nombre; no es muy usual encontrar vinos monovarietales de Garnacha tintorera, ya que su uso suele ser para aportar color a otros vinos y antiguamente, para producciones a granel.

A día de hoy catamos Pasamonte 2006.
De botella de corte moderno, con los hombros rectos, tiene una muy buena presencia; el etiquetado es sencillo pero elegante, poniendo nombre del vino añada y variedad. La contra con sello de D.O. Valencia y cierta información, encapsulado rojo y un más que correcto corcho parafinado. La presentación del vino es de notable.
A la vista tenemos un vino de color granate picota con cierto carmín en su ribete, con mucha carga de color, como era de esperar, que al agitarlo evidentemente tinta la copa.
Si hablamos de fruta, las fresas y las frutas rojas, con un punto máximo de maduración y dulzor, dominan la nariz de este vino; se podía hablar de ciertos aromas lácticos, zarzamoras ligeramente verdes, un punto balsámico  y un espaciado de clavo.
En boca tenemos un vino en el cual podemos apreciar todo tipo de matices; frutas rojas golosas, ligero toque de zarzamora verde al igual que en nariz, un puntillo de amargor y una tanicidad que se hace notable en la encías y la parte frontal del paladar.

Pasamonte 2006 es un vino diferente, y original como su botella.
Mi propuesta de maridaje quiere bucear en la confluencia de culturas, de tradiciones: probémoslo con Gazpacho Manchego.
Mi puntuación: 7.8