Navaherreros 2008

Garnacha de Bernabeleva

Uva: 100 % Garnacha
Bodega: Bodegas y Viñedos Bernabeleva.
DO Vinos de Madrid
Crianza: 13 meses crianza en barricas roble francés de 2º año y diferentes volúmenes.
Precio: 11,75 €

ELECCIÓN DE: Ángel Layos, sumiller

Fue una mañana de Octubre; paseábamos por los caminos de San Martín de Valdeiglesias, maltratadas viñas de Garnacha, Albillo y Moscatel nos rodeaban, Pero, qué pasa aquí? ¿por qué está todo esto tan abandonado? Pocas veces uno tiene la suerte de ver viñedos como estos, cepas en vaso de edades superiores a los 80 años; la lástima es que están abandonadas casi a su suerte… ¿acaso despreciamos la herencia y la historia? Puede ser que sí; bueno, no todos. Por suerte todavía queda algún romántico que tiene ganas de esforzarse por conseguir algo único. Un poquito más adelante de esas olvidadas viñas encontramos “Carril del Rey”, viñedo que da nombre a uno de las tintos más laureados de la zona; Carril del Rey son garnachas mimadas como se merecen, en cultivo ecológico y aradas con mula, viñedos de ensueño a 45 minutos del centro de Madrid.

Hoy vamos a catar Navaherreros 2008, un vino modesto con esencia de Madrid; aquí dejamos de lado los Merlots, Syrah, Cabernets etc etc…. para buscar lo autentico de la zona, lo que realmente pertenece a la tierra y a lo que realmente la representa.
Navaherreros en botella de borgoña, tiene una etiqueta verde con el logo de la bodega y el nombre del vino, con el característico oso y la silueta femenina con la copa de vino en la mano que representa Bernabeleva.
El vino representa la esencia de la Garnacha con alguna variedad más; es un vino de color cristalino, propio de la variedad, no muy subido de color. En presencia de la fruta roja, muy delicada, envuelta  en los sutiles tonos balsámicos de la madera bien integrada, tiene ligeras notas herbáceas, posiblemente del fermentado 100% raspón en bodega. Navaherreros es un vino fresco y ácido, es un vino vivo, alejado de la sobremaduración a la que tanto nos estamos acostumbrando últimamente.
Marcada acidez, fresco, vivo, con esa fruta sutil que lo hace afrancesado, detallito de verdor bien integrado; este es un vino diferente, no apto para paladares cerrados, si para la gente que busca la magia que encierran botellas como esta, botellas que nos hacen volver a la realmente autentico.

A maridar con pescado; sorprenderá con lomo de atún a la plancha especiado con pimientas.
Mi puntuación 9,2

OPINIÓN Y CATA DE: Carlos E. López, Catador y Socio Fundador de la Asociación Grupo de Cata BACO VIVE.

La Denominación de Origen Vinos de Madrid es una de las que están experimentando una mayor evolución en los últimos años.
El vino que se ha seleccionado en esta ocasión, Navaherreros, Garnacha de Bernabeleva 2008, es un buen ejemplo de esto, pues representa, como pocos, un auténtico cambio en positivo de la mentalidad y buen hacer de los bodegueros de la D.O., quienes han entendido perfectamente que el camino hacia la excelencia, en el tema de la elaboración de vinos de gran calidad, empieza en el viñedo, cuidando y mimando la materia prima y, sobre todo, prestando especial atención a las viejas viñas que tienen aún tanto que ofrecer.
Y esto es lo que hace, y lo hace estupendamente, Bodegas y Viñedos Bernabeleva, la bodega que ha elaborado el vino que hoy viene a nuestra mesa de cata, y que está ubicada en la zona de San Martín de Valdeiglesias, al suroeste de la Comunidad de Madrid.

Bernabeleva es un proyecto joven, nacido en 2006, con el asesoramiento de Raúl Pérez y la dirección técnica de Marc Isart, utilizando en la viña técnicas de agricultura ecológica.
Es un delicioso vino elaborado con la variedad garnacha; de esas garnachas supervivientes a una época tormentosa de la viticultura madrileña, en la que se pensaba que este varietal debía ser sustituido por otros foráneos con más nombre y prestigio.
Y, en mi opinión, lo que le hace auténticamente grande a este vino, es la extraordinaria interpretación de la garnacha más delicada, elegante y sensual que Bernabeleva ha sabido plasmar para gozo de los que disfrutamos con este tipo de vinos.
Un vino que siendo el vino base de garnacha de la bodega, representa perfectamente y de forma genérica el buen concepto vitícola actual de esta subzona madrileña de San Martín.
Afortunadamente no son los únicos en la Comunidad de Madrid que están trabajando maravillosamente con la garnacha como monovarietal; otras bodegas como Gonsábez Ortí, Bodegas Marañones, Bodegas Las Moradas de S. Martín, o el propio Vinos Jeromín están sabiendo aprovechar magistralmente el potencial de esta uva tan polifacética.

De la cata de Navaherreros 2008, destacamos:
Vista: Limpio y brillante, de color rojo picota con ribete granate, algo evolucionado, con tonalidades topacio anaranjadas, capa baja y lágrima densa con un leve arrastre de color.
Nariz:  De media intensidad, muy delicado y sugerente, fino, franco, en el que la fruta roja muy madura, casi acompotada, se hace acompañar por notas de especias dulces, golosinas infantiles, regaliz rojo, guindas en licor y sutiles toques balsámicos y tostados.
Boca: Tan equilibrada, armoniosa y sensual como predecía la nariz. Tiene buena entrada, con intensidad, ligera calidez, sabroso, afrutado, seco, de media estructura, con los taninos dulces pero aún con suficiente presencia, buena acidez y un final largo y persistente y de la misma calidad que todo su recorrido.

En resumen, es un vino con clase, elegante y delicado en todas sus facetas, con un aroma sensual y sugerente y una boca de las que te permiten disfrutar de un buen vino sin cansarte, saboreando cada gota de garnacha. Un vino para consumirlo ya y no arriesgarse a guardarlo mucho tiempo.
Mi puntuación: 8,7

OPINIÓN Y CATA DE: Antonio Rubio, enólogo.

Lo más gracioso de esta actividad de cata que llevo a cabo con mis compañeros, es que me permite descubrirles un poquito más vino tras vino. Y es que los vinos nos dicen mucho de las personas que lo eligen, así que cuando me dijeron el vino que era, inmediatamente sabía quién era el responsable de su elección. Y es que mi buen amigo Ángel ha hecho una excelente labor de campo sobre bodegas de Madrid por lo que no me extraña que haya querido compartirlo con nosotros eligiendo este estupendo vino.

El proyecto de Bernabeleva esta ubicado en una finca, en el término municipal de San Martín de Valdeiglesias, con 30 hectáreas de viñedo viejo, que oscilan entre los 40 y los 80 años de antigüedad. En estos viñedos la variedad mayoritaria es la Garnacha con la que se elabora Navaherreros 2008 tras su fermentación en tinos de madera y posterior envejecimiento en madera francesa.
Como curiosidad quería comentaros el empleo que realizan de una pequeña cámara frigorífica móvil donde enfrían la uva durante 24 horas con el objetivo de lograr maceraciones prefermentativas más largas, que nos ayudarán a la obtención de aromas, color y taninos. Es una técnica que se está poniendo de moda en uvas tintas de zonas cálidas por sus excelentes resultados.

El resultado lo tenemos en la copa, con capa media de recuerdos rubí, que en nariz expresa frutos rojos maduros, acompañados de aromas balsámicos y minerales sobre dulces recuerdos de miel. En boca tiene un ataque goloso, de tanino potente, estructurado, sápido y de buen recorrido. Su largo final nos acerca a la fruta roja con toques amielados. A destacar el excelente equilibrio entre acidez y alcohol que evita cualquier tipo de arista.
Un excelente vino de 87 puntos que hará las delicias de más de uno acompañando un buen cocido madrileño.