Campiña Crianza 2005: Wine & Arts

Uva: 100% Tinta de Toro
Crianza: Barricas de roble francés.
Bodega: Bodegas Campiña.
D.O. Toro.
Precio: 5,75 €

ELECCIÓN DE: Antonio Rubio, enólogo

La Denominación de Origen Toro es productora de vinos tintos desde tiempos ancestrales. Lo que sí es cierto es que hasta hace relativamente poco sus vinos necesitaban prácticamente el uso de cuchillo y tenedor para poder ser disfrutados. Sin embargo desde unos años atrás la zona ha sufrido una revolución liderada por bodegas como Pintia o Numanthia que la han colocado en el mapa. Hoy no dejan de sorprendernos los vinos de las 40 bodegas inscritas en la DO.

La zona de esta Denominación está caracterizada por un clima continental y extremo con unas precipitaciones anuales que no superan los 400 mm y con unos suelos formados por sedimentos de areniscas, arcillas y pudingas calizas pliocénicas, que en superficie originan suelos pardos calizos sobre material no consolidado.
También es destacable la existencia de zonas libres de la presencia de filoxera lo que permite la elaboración de vinos de uvas de pie franco sin injertar, algo de lo que muy pocas zonas en el mundo pueden presumir.
La uva protagonista es la Tinta de Toro, que comparte pasado con la mítica tempranillo, aunque se muestra más austera en aromas de fruta pero mostrando una boca seria y muy elegante.

El vino que os propongo es Campiña, un vino con las características clásicas de la zona. Buena intensidad de color, mostrando una capa intensa y violácea.
En nariz muestra aromas de fruta negra muy madura envueltos en recuerdos de aromas tostados y torrefactados. Es sencilla, sin mucha complejidad pero muy atractiva por su limpieza y elegancia.
En boca entra suave, con paso muy fresco. Carnoso, estructurado pero fácil de beber; largo, pronunciado y agradable. Un vino que, por ese precio, supera ampliamente las expectativas.
80 puntos.

OPINIÓN Y CATA DE: Carlos E. López, Catador y Socio Fundador de la Asociación Grupo de Cata BACO VIVE.

Primer vino de la D.O. Toro que se presenta en esta sección de 3 Copas 1 Vino y me alegro, ya lo creo que me alegro, porque soy un apasionado de muchos vinos que se elaboran actualmente en esta zona de España.
Su variedad principal, la estrella de sus elaboraciones, es la Tinta de Toro, un clon de la gran Tempranillo. Pero esta variedad, en esas tierras zamoranas, ha progresado por su cuenta, se ha hecho personal, singular, diferente, hasta el punto de que para muchos es un varietal a la altura de la propia Tempranillo.
Recuerdo haber leído que el famoso Robert Parker ha vaticinado que la D.O. Toro será, en un período de 10 años, la referente de calidad en el vino español. No sé si se cumplirá esta especie de profecía, pero lo que sí está claro es que los vinos de esta zona han pasado en muy poco tiempo de ser considerados rústicos y de una robustez desmedida a  estar catalogados como de gran clase y muy del gusto moderno.
Claro que en esta metamorfosis ha tenido mucho que ver los grandes bodegueros y reputados enólogos que se han establecido en la zona. En sentido negativo deberíamos destacar que también los precios de los vinos han experimentado un considerable incremento.

El vino que hoy se nos propone, pretende ser un compendio de las virtudes antes enunciadas pero con el mérito de que su precio, realmente comedido, es de los que aún pueden contemplarse sin sobresalto.
De la cata de Campiña crianza 2005, realizada a 17º, destacamos:
Vista: Tiene un color rojo picota con ribete granate oscuro, su capa es muy alta y la lágrima es de gran densidad y con discreto arrastre de color.
Nariz: Su aroma es muy agradable, potente, franco, cálido, de cierta dulcedumbre, pleno de fruta roja madura, casi escarchada, láctico, con recuerdos de chocolate negro y menta, regaliz rojo; algo balsámico, especiado y con un final torrefacto.
Boca: Su evolución en boca va de menos a más; en el ataque es de media intensidad, seco, pero se abre con buena amplitud, resultando un vino expresivo, cálido pero a la vez jugoso, con buena carga frutal, de cuerpo medio y buena estructura, con taninos presentes pero no molestos, una acidez importante y un final de buena persistencia que deja un recuerdo tostado y fresco.

Nos encontramos con un tinto de Toro que refleja muy bien las características de los vinos de esta D.O. con un aroma en nariz muy apetecible y con una boca expresiva, jugosa y de buena intensidad. A estas virtudes hay que unir lo comedido de su precio, por lo que resulta una opción muy interesante.
Nuestra puntuación: 8,4

OPINIÓN Y CATA DE: Ángel Layos, sumiller del Restaurante La Factoría, situado en Majadahonda (Madrid).

Aun recuerdo la primera vez que probé un vino de Zamora, ya que tengo unos amigos que residen allí;curiosamente me regalaron un vino Malvasía blanco que me sorprendió gratamente.
Zamora es una tierra ancestral de vinos que lleva deleitando a la humanidad con sus caldos desde tiempos inmemoriables, una tierra que siempre da mucho que hablar y polemizar; para algunos los vinos de Toro tienen demasiado carácter para otros un mágico lugar que no para de sorprendernos.

En éste que ahora catamos, la sorpresa viene por un vino tinto, 100% tinta de toro, Campiña crianza 2005, un vino moderno y clásico a la vez De botella bordelesa llama mucho la atención su etiquetado con un curioso texto a la izquierda y un dibujo a la derecha de un traje y un sombrero, tapón de sintético rojo que resalta mucho con el blanco de la cápsula.

Respecto al interior encontramos un vino que pese a ser un 2005, tiene intenso color rojo casi opaco con ribete rubí que al agitar el vino tinta la copa.
En nariz en primer ataque encontramos una intensidad media, de frutas rojas acompotadas, que recuerdan a las fresas, luego pasamos las notas golosas de cereza e incluso a la guinda, que con el paso del tiempo abrirá y las notas de frutas negras como las ciruelas pasas saldrán a la luz; en segundo ataque apreciamos las notas balsámicas propias de una maduración en roble francés y toques acaramelados, lastimados por un pequeño detalle de un alcohol que despunta.
En boca la entrada es potente, predominio de la fruta y la golosidad, el vino envuelve la boca dejando un tanino marcado y secante en el paladar y en el final de la lengua con un final de moras negras y especiado de pimienta.

Excelente a maridar con un foie con ciruelas.
En lo que respecta a este vino tenemos un vino muy recomendable  de una excelente calidad precio.
Mi valoración 7.0.